miércoles, 17 de junio de 2009

Voto útil, voto inútil

En estas elecciones creo estar seguro de a quienes votar... Creo... y a veces creo que me miento. Sé que Frente para la victoria es menos peor que el resto de los partidos (que conozco). Sé que a nivel local (Pergamino, prov. de BSAS) cualquier cosa es mejor que el borracho, pederasta, traidor de cuarta que tenemos por intendente. Sé que en una de las listas Kirchneristas hay al menos una persona íntegra y con todas las ganas de hacer las cosas bien. Tambien sé que justamente por eso ha tenido quilombos con otros compañeros de ética más laxa. Sé que la buena izquierda, la que sabe aprovechar los momentos históricos, la que sabe de la decapitación del '76, de la castración de los '90 está bien segura de qué decir y a quien votar. Llámese Madres de Plaza de Mayo, llámese mi cumpa el que comparte lista con Elías y Courtial (dos de muchos deconciencia maleable). Pero tambien sé que a lo largo de nuestra historia o el águila se convierte en canario, o se le dispara desde el flanco derecho y no precísamente con una gomera. En cualquier caso, el ave cae. Si no queremos caer tenemos que crecer, como las Madres que aprovechan, sin obsecuencia, para crecer y hacer cosas, de pasar al puntero a cargo por arriba como alambre caído. Pero crecer tiene un fin. Romper los dientes del engranaje que nos aprisiona requiere dos cosas, poder y cojones. Con poder me refiero a la capacidad de derrotar a un enemigo histórico áltamente especializado en jodernos la vida por unas monedas. Con cojones me refiero a esa combinación de habilidad para divisar los peligros y la habilidad para superar el miedo y enfrentarlos, la habilidad de pensar libremente.

sábado, 13 de junio de 2009

Basta de censura

Blogueros por la libertad

Hemos sufrido censura en blogspot, en youtube, ¿google está siguiendo la ley o es hincha de grupo clarín? Supongo que no tardará mucho en darse a conocer.

domingo, 23 de noviembre de 2008

Microhistoria Geopolítica

Rocío trabaja en una multinacional. Atiende la línea de atención al consumidor de una tarjeta de crédito. Su trabajo es solucionar cualquier problema que el cliente pueda tener y, así... como quien no quiere la cosa... saltarle al cuello con créditos y fianciaciones exclusivas y a su medida. Resulta que a la pobre no le agrada venderle a la gente cosas que sabe que la van a hundir, y así me contaba entre cervezas de tanto tiempo che...
-No me gusta estafar a la gente por yanquis que sean...
Rocío trabaja con incentivos en ingles, supervisorxs, tarjetas de proximidad y casilleros, todo en el más prolijo y desesperante ingles americano. Trabaja los veinticincos de mayo y los diesicietes de agosto y duerme a pata revoleada en los feriados nacionales de los estados unidos de norteamérica. A pesar de tal derroche de neoliberalismo, la leyenda dice que los norteamericanos que son atendidos por Rocío, acostumbrados a asociar la afectación del your con el de su, exclaman al colgar, goddamn, que poco americanos que son los argentinos.

Dedicado a mi amiga cuyo nombre por si las moscas no revelo, no es cuestión tampoco de hacerla echar ;)

viernes, 21 de noviembre de 2008

Guerra

De vuelta internet bloqueado por el tenaz enemigo de la libertad. Es incomprensible tal zaña. Incomprensible sin conocerlos. Sin entender al gordo como parte de algo más grande (y más gordo). Toneladas y toneladas de suave grasa rosada. Perfumada, alimentada y adoctrinada hasta el cansancio. Formada por los medios de información y moldeada a la perfección hasta el último globito de sebo. La panza se le indigna ante muchas cosas, pero sobre todo lo enerva todo lo que no sea grasoso como él. Los grande cúmulos de axones y radones, los de músculo y callos le despiertan la mayor desconfianza. No así los músculos empapados de agua mineral, que no es más que grasa moldeada por la alquimia del consumo. Del sos una mierda, gastá para ser mejor. Al gordo muchas cosas le estimulan la glandulita del odio, y, cuando se le acaban las pocas ideas que se puede permitir, arranca a pansazo limpio con la prepotencia que impone su perpetua reciente afeitada con gillette mach 3 turbo, obviamente espuma para afeitar gillette ultra shave y colonia para despues de afeitar gillette fresh comfort. Es que no hay mayor fidelidad que la de un cerdito rosa (o marrón, no nos vamos a poner racistas a esta altura del partido) a su marca, nuevo dios pagano y cristiano a la vez. Esa cosa que legitima golpes blandos y maquiladoras. Aquella bandera que guía los designios cotidianos de los formidables y fofos soldados burgueses de cuarta generación. Más allá insumisas notas haciéndolo todo y acá acrobacias para escribir estas pobres palabras sin que me viole una cámara (es por si entran a chorear eh...) Esperanza de granito de arena, voluntad de soldado del músculo y los callos y las neuronas que por ahora siguen físicamente sanitas. Proyecto de intervención ajeno en un barriecito de una ciudad de un país. Algo tan chiquito, tan escaramuza menor, pero tan combatido por ningún autoproclamado facista, combatido por las leyes y el punterismo. Por el despreciable quietismo y el para qué si son negros. Pero si sale, ¡Qué palizón a las fuerzas de la ley y el orden establecido!. Y si no a seguir con ese sentimiento de Moncada siempre para adelante. Cuantos yóes y sobre todo cuantas ellas harían falta para dar vuelta la cosa. Y cuantxs hay, tan parecidos y tan distintos dando vueltas por tantos lados y el gordo hijo de mil puta ese que me bloqueó internet.

jueves, 20 de noviembre de 2008

Para mi Amor, el principio

Yo no quiero más luz que tu cuerpo ante el mío

Yo no quiero más luz que tu cuerpo ante el mío:
claridad absoluta, transparencia redonda.
Limpidez cuya extraña, como el fondo del río,
con el tiempo se afirma, con la sangre se ahonda..

¿Qué lucientes materias duraderas te han hecho,
corazón de alborada, carnación matutina?
Yo no quiero más día que el que exhala tu pecho.
Tu sangre es la mañana que jamás se termina.

No hay más luz que tu cuerpo, no hay más sol: todo ocaso.
Yo no veo las cosas a otra luz que tu frente.
La otra luz es fantasma, nada más, de tu paso.
Tu insondable mirada nunca gira al poniente.

Claridad sin posible declinar. Suma esencia
del fulgor que ni cede ni abandona la cumbre.
Juventud. Limpidez. Claridad. Transparencia
acercando los astros más lejanos de lumbre.

Claro cuerpo moreno de calor fecundante.
Hierba negra el origen; hierba negra las sienes.
Trago negro los ojos, la mirada distante.
Día azul. Noche clara. Sombra clara que vienes.

Yo no quiero más luz que tu sombra dorada
donde brotan anillos de una hierba sombría.
En mi sangre, fielmente por tu cuerpo abrasada,
para siempre es de noche: para siempre es de día.
Miguel Hernandez
Dedicado a mi esposa que me sugirió varias veces que inicie un Blog para desafiar el hastío y transgredir los límites impuestos por la patronal (Ya vendrán posts más desafiantes). Para Vos mi vida. Te amo.